DE OXFORD A NASVILLE

PASANDO POR EL EJERCITO

              Kris Kristofferson siempre dio pruebas de sus cualidades: en sus años escolares destacó en el deporte gracias a un físico excelente; al mismo tiempo, obtuvo notas óptimas en todas las materias y pasó dos años en Oxford, especializándose en poesía inglesa (William Blake es su poeta predilecto).

En ese período escribió poesía y un par de novelas que nunca se han publicado. Sin embargo, tuvo más suerte con las canciones, su otra gran pasión. Interesado por la vida en todos sus aspectos, se enroló en ele ejéricot del aire y prestó servicio en Alemania como piloto de helicóptero, aunque en su tiempo libre seguia componiendo canciones de estilo country. En 1965 se licenció y regresó a Estados Unidos, donde Johnny Cash lo animó a seguir la carrera musical. De modo que rechazó la oferta de impartir clases de literatura en West Point y se trasladó a Nashville.

              Durante un par de años llevó una doble vida: de día pilotaba helicópteros de irrigación y por las noches presentaba sus canciones en Nashville. Entre éstas, destacaba especialmente una, Me and Bobby McGee. El cantante Roger Miller decidió interpretarla y, desde aquel momento, la vida de Kristofferson cambió radicalmente.

ME AND BOBBY MCGEE

Aquella canción obtuvo un gran éxito en 1969 y unos meses más tarde se convirtió en uno de los caballos de batalla de Janis Joplin, quien en 1971 llevó el tema al número uno de las listas. Convertido en un autor de éxito, Kris tuvo el placer de escuchar sus canciones interpretadas por artistas del calibre de Gordon Lightfood, Johnny Cash y Willie Nerlson. Él mismo comenzó a cantar entonces seriamente en álbumes, como en Me and Bobby McGee (1970) y The silver tongue devil and I (1971).

                 Aprovechando el nuevo período favorable a la canción de autor (que dio el éxito a artistas como Jmes Taylor y Carole King), Kristofferson aparecía en las listas a menudo con su voz cálida y un estilo que partía del country, pero que no rechazaba acercarse al rock. Sus canciones hablaban de una América en constante movimiento, en busca de los sentimientos verdaderos, profundos y simples. Sin cerrar los ojos al presente, Kris no olvidaba los orígenes de la epopeya del Oeste.

BILLY EL NIÑO

S

Anuncios
Enlace | Esta entrada fue publicada en cine y música, Country y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s